fbpx
Connect with us

Educación

Papás donan internet a primaria, dicen que Aprende en casa no funciona

Publicado

on

Ha pasado prácticamente un mes desde el regreso voluntario a las escuelas luego de que permanecieran año y medio cerradas a causa de la pandemia de COVID-19 y padres de familia continúan buscando opciones que permitan a sus hijos continuar con sus estudios sin exponerse.

Es el caso de la primaria Estados Unidos Mexicanos, en Venustiano Carranza, en donde los papás se organizaron para donar a la escuela toda la instalación de internet que se requería para que con ello se garantizara la atención por igual a los alumnos que tomarían clases presenciales y aquellos que continuarán en casa. Y aunque la dirección del plantel no ha permitido la utilización de la red —pues los papás aseguraron que no ha compartido las claves a los docentes—, los padres de familia confían que pronto reculen porque continuar las clases con apoyo del programa Aprende en Casa, dijeron, ya es insostenible.

“El Aprende en Casa le aburre”, aseguró una madre de familia que tiene a un hijo en sexto grado, “antes sí lo veía, hacía las actividades que le dejaba el maestro y disque reforzaba con los programas de internet, pero ya no, le cansa”.

De hecho, en un comunicado, la propia SEP informó que el portal Aprende en Casa, aunque registra más de 4 millones 662 mil visitas, el tiempo promedio de cada sesión es apenas de 5 minutos y 44 segundos.

De acuerdo con testimonios recabados entre padres de familia de este colegio, el programa Aprende en Casa de poco apoyó a sus hijos porque los contenidos que presentaban nada tenían que ver con lo que los maestros les daban en las clases virtuales.

Así que, en el arranque del nuevo ciclo escolar, ante la falta de claridad por parte de las autoridades, así como las carencias detectadas en el programa Aprende en Casa, los padres de familia decidieron apoyar a la escuela con la instalación de internet y con ello ayudar a que sus hijos no se retrasaran más en sus clases.

“La escuela en sí nunca nos ha dicho que no nos va a dar el servicio híbrido, (nos dijeron) que les demos oportunidad —supuestamente— de organizarse, pero hasta el día de hoy no se ha organizado”, reprochó Guadalupe, madre de familia de un alumno en cuarto grado. 

“Los papás les propusimos que durante estas tres semanas que son de diagnóstico podríamos habilitar toda la cuestión del servicio de internet para que cuando iniciaran las clases también pudieran ofrecer el servicio a los niños que están a distancia”.

Desde el 14 de septiembre, señalaron los padres de familia, toda la instalación quedó lista para ser utilizada, sin embargo, las autoridades escolares no han informado cuándo pondrán en marcha el modelo híbrido.

“En el último comunicado que nos hicieron llegar por correo (nos dicen) que ‘se invita’ que los chicos ya vayan a clases presenciales y hacen mucho hincapié de que una mamá ya donó, sin cobrar nada a la escuela, el cableado y todo, ¿entonces dónde quedan las clases que estamos solicitando los que estamos a distancia?”, cuestionó Ana, otra madre de familia.

En el ciclo escolar 2019-2020 el 67.5% de las primarias del país contaban con una computadora y solo el 21.4 tenía internet inalámbrico. En el caso de las primarias de educación indígena, solo el 5.1% de ellas contaban con internet.

¿Educación garantizada?

De acuerdo con testimonios recabados entre padres de familia que tienen inscritos a sus hijos en primarias y secundarias, la única opción que los colegios han dado a los estudiantes que aún no se presentan a las clases presenciales es seguir viendo los programas de Aprende en Casa, sin embargo, a poco menos de un año y medio de estar vigente, la estrategia no solo carece de indicadores que permitan evaluar sus resultados, sino que ha puesto de manifiesto la desigualdad persistente en los hogares, informó el Consejo Nacional de Educación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En el documento Caracterización y Análisis del Diseño de la Estrategia Aprende en Casa, que el Coneval dio a conocer este 27 de septiembre, se expone que garantizar el desecho a la educación va mucho más allá del programa Aprende en Casa pues no se trata solo de poner a disposición de la comunidad educativa, planes, programas, materiales y contenidos para facilitar la acción pedagógica a distancia, sino que para ello se requiere el cumplimiento de otra serie de condiciones como lo es la accesibilidad física y económica a las herramientas tecnológicas que permitan la disposición de los servicios.

Es decir, no se trata solo de contar con una plataforma de internet en donde estén disponibles los materiales y videos o que estos se transmitan en televisión y radio cuando en las familias no se cuenta con estos dispositivos o no hay siquiera luz eléctrica.

Algunos de los datos presentados por Coneval, como parte de la evaluación que hicieron apuntan a que solo el 37.6% de los hogares en México cuentan con un equipo de cómputo y el 52.1 tiene conexión a internet. 

Ahora, en lo que respecta al ámbito rural, solo el 12% de los hogares tienen una computadora y el 18.7% tiene internet.

“Aún cuando Aprende en Casa puede contribuir con la reducción de las brechas derivadas directamente del cierre de las escuelas y facilitar la reducción de brechas entre poblaciones específicas, como una estrategia complementaria, persiste la incógnita de si las herramientas que implementa están realmente permitiendo el aprovechamiento”, señala el Coneval.

En este tenor, padres de familia de la primaria Estados Unidos Mexicanos insistieron en la aplicación de un modelo de educación híbrido que atienda por igual a todos los estudiantes y es que, por ejemplo, las autoridades escolares les hicieron saber que en los salones solo se permitiría el ingreso de doce alumnos para guardar la sana distancia.

“Ya se puso el internet y los papás nos estamos organizando para comprar lo que haga falta porque las computadoras son obsoletas, lo que queremos es que todos los niños tengan oportunidad de estudiar igual… que ya no se retrasen más”, insistió otro padre de familia.

Descarta SEP ola de contagios

A tres semanas del regreso presencial a clases, la Secretaría de Educación Pública (SEP), descartó que tras la apertura de los colegios se haya registrado un incremento considerable de casos positivos de COVID-19 entre los estudiantes.

Del 30 de agosto —cuando se abrieron las escuelas— al 11 de septiembre, se tiene el registro de 9 mil 941 casos positivos en menores de entre 5 y 17 años, de estos, 2 mil 643 fueron detectados en escuelas. 

“El regreso a clases, al momento de más de 14 millones de estudiantes y de más de un millón y medio de docentes y personal educativo, no ha sido significativo, no ha generado un repunte en el caso de estos contagios”, afirmó Juan Ramón Flores Gutiérrez, director de comunicación social de la SEP y quien participó en representación de la secretaria Delfina Gómez en la presentación de la evaluación que hizo el Coneval al programa Aprende en Casa.

“No tenemos, a la fecha, ningún contagio masivo en las escuelas de nuestro país, han regresado a clases más de 135 mil escuelas y no hemos tenido ninguno de estos casos. Esto da indicio claro que el contagio de menores no se da en las escuelas”.

Con información de Animal Político
Continue Reading
Advertisement
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, da clic en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies