fbpx
Connect with us

¿Qué Plan?

Así era viajar a Hierve el Agua, el destino turístico que cerrará sus puertas a los visitantes

Publicado

on

Bastaba tomar uno de los diversos tours que salen del Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca para recorrer los 42 kilómetros que separan a la capital del estado de la población de Mitla, reconocida a nivel internacional por sus edificaciones arqueológicas y las famosas grecas que enmarcan sus construcciones. A partir de este punto, el recorrido contemplaba otros 28 kilómetros de carretera hasta llegar a Hierve el Agua, un punto aparentemente en medio de la nada que se localiza por encima de los dos mil metros sobre el nivel del mar.

El trayecto desde Oaxaca de Juárez es un recorrido por diversas capas de la historia y de la orografía de este estado, el recorrido abarca la zona conocida como los Valles Centrales y concluye con una “subida” abrupta a las faldas de la Sierra Norte de la entidad, ahí, enclavada entre majestuosas montañas, se encuentra este destino turístico frecuentado por cientos de personas diariamente, el cual hasta el día de ayer permanecía abierto al público visitante.

El último tramo de la carretera que conduce a Hierve el Agua es de terracería y el polvo se levanta por todas partes; no es época de lluvias y el cielo está despejado, sin nubes, la intensidad de la luz que proyecta el sol convierte cada color en una explosión visual que conmueve al visitante. Metros antes de acercarse al predio que alberga el sistema de cascadas petrificadas que caracteriza a este sitio, una especie de retén recibe a los turistas. Son los habitantes de San Lorenzo Albarradas, quienes desde una especie de caseta de cobro, se encargan de pedir entre 10 y 25 pesos que se contemplan como la tarifa de acceso para cada visitante.

Ya que se ha pagado al cuota de ingreso a esta zona, que se ha caracterizado por mantener un extenso conflictoentre dos poblaciones; San Lorenzo Albarradas y su agencia municipal San Isidro Roaguía, se recorren aproximadamente 200 metros hasta entrar a un predio en donde al visitante lo recibe un complejo improvisado de establecimientos dedicados a la venta de alimentos y artesanías, así como un área reservada para el descanso de los turistas

En este punto se estacionan las unidades que diariamente transportan a cientos de visitantes que acuden a conocer este peculiar sitio enclavado entre las montañas de Oaxaca; desde aquí se desciende una pendiente hasta llegar a un área despejada que mira al vacío, en donde se pueden apreciar cuerpos de agua que permanecen abiertos al público y que destacan por tener un color verde turquesa. El agua emana de una especie de ojo de agua que yace protegida por una valla de metal y que muestra cómo el líquido burbujea o pareciera “hervir” desde el interior de la roca, de ahí el nombre de “Hierve el Agua”.

Son dos las cascadas pétreas que dan forma a este sitio, la más popular conocida como “El Anfiteatro” mide 60 metros de altura, las cuales no se aprecian a plenitud desde este punto, por lo que es necesario descender por un trayecto pedregoso hasta el punto más bajo, desde donde se puede observar el escenario natural, rodeado de una vegetación semidesértica con cactus y nopales que ocupan la extensa área. En época de lluvias, como se conoce aquí, los cerros que bordean las cascadas pétreaslucen de un verde intenso que contrasta con el azul radiante del cielo.

Las templadas aguas que “hierven”

En esta temporada, febrero, la escasa o nula precipitación desvela un escenario más “gris”, con las montañas color ocre y sedientas de lluvia; sin embargo, esto no resta belleza a la espectacular vista que presenta desde la cima este destino turístico, en donde se contemplan una secuencia de cadenas montañosas que dan forma a este laberinto de encrucijadas ortográficas que conforman los límites de la Sierra Norte y la Sierra Mixe oaxaqueñas. El cielo, a veces esculpido por las nubes, por ahora solo derrocha luminosidad, y sirve como marco para las aves que surcan el plano con su vuelo preciso. 

En la cima de las cascadas existen tres cuerpos de agua que asemejan a pequeñas albercas en donde las personas pueden meterse a bañar y disfrutar de sus templadas temperaturas; alrededor de 24 grados. Algunos se tiran al sol cual iguanas, mientras que la mayoría posa para las fotos del recuerdo, con un vacío de fondo que si bien no representa un riesgo latente ya se ha cobrado algunas vidas en los tiempos modernos.

Tras el “chapuzón” obligado durante la visita, muchos deciden descender para captar desde otra perspectiva, mucho más precisa, las cascadas pétreas, que simulan dos inmensos vasos que derraman un líquido y que se forjaron hace miles de años, precisamente debido al escurrimiento de agua con alto contenido de minerales. El agua es común verla caer con abundancia durante la temporada de lluvias, que abarca de junio a noviembre, por lo que en esta ocasión no se aprecia a plenitud el espectáculo que la naturaleza suele ofrecer.  

El cierre de Hierve el Agua al turismo

Lamentablemente, y como resultado de dos décadas de conflicto entre las dos poblaciones que luchan por obtener los recursos que ingresan a diario a las arcas municipales como resultado de la llegada del turismo, este fascinante destino turístico ha tenido que ser cerrado a las visitas de nacionales y extranjeros. Así lo dieron a conocer este miércoles 24 de marzo las autoridades y habitantes del municipio de San Lorenzo Albarradas, una de las comunidades implicadas en los añejos roces.

Los pobladores acusan que históricamente gran parte de los beneficios económicos que deja la explotación de este destino turístico que, de acuerdo con su versión, se encuentra en sus tierras, lo acaparan agencias de viajes y grupos políticos. Por lo que optaron por cerrar de manera definitiva los accesos al lugar, so pena de que la violación de esta sentencia propicie una escalada en el conflicto, la cual derive en actos violentos en la región.

Mediante un comunicado los ejidatarios informaron a los medios lo siguiente: “Hemos determinado el Cierre permanente del parador turístico, dicho en otras palabras se prohíbe el acceso a cualquier persona ajena a la comunidad; así que el turismo nacional y extranjero que pretenda visitar las cascadas pétreas de Hierve el Agua se le informa que se abstenga de realizarlo ya que está prohibido su acceso de manera definitiva y permanente”.

Con información de El Heraldo de México
Continue Reading
Advertisement
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies