fbpx
Connect with us

Editorial

Colgarse el milagrito

Por: Alan Onofre

Publicado

on

Nos acercamos a pasos agigantados al inicio de las campañas electorales y también al momento en el que gobiernos, autoridades públicas o incluso legisladores, buscan cualquier posibilidad de influir en la ciudadanía mediante el uso personal de programas sociales con fines electorales. Nada nuevo, pero tampoco algo sencillo cuando la pandemia es un reto que no terminamos de controlar. 

Lo primero y en mi punto de vista más importante, es tener en claro que los programas sociales deben ser una construcción de estrategias gubernamentales cuya finalidad es la de reducir la pobreza, desigualdad o incluso generar incentivos en educación o el deporte. Todos los beneficiarios tienen derecho a ellos porque son fruto del pago de impuestos y no porque sean el favor personal de un representante popular o servidor público. 

El arraigado culto a la persona en México, ha venido acentuando incluso la forma en la que nos referimos a esos programas sociales como “el dinero que me da el presidente” y en ese mismo sentido es que se ha creado la visión de agradecer desde las urnas a quien parece como si lo pagara de su cartera. Nada más erróneo y dañino para una democracia. El trabajo de gobierno tiene un sinfín de áreas en las que de forma directa o indirecta los habitantes de un país tienen beneficios. 

Los mexicanos necesitamos de un gobierno que atienda de forma real, con mediciones y evaluaciones temas urgentes como salud, seguridad y desempleo. Al hacerlo, no solamente tendremos condiciones para salir a la calle, así de sencillo como se escucha, pero tan complicado para tantas mujeres víctimas de la violencia. En la medida en la que se ponga atención en salud, el control de la pandemia permitirá recuperación económica. Una cadena de acciones en las que el ciudadano se ve beneficiado pese a no tener dinero de forma periódica en su cuenta de banco. 

La reflexión es más que oportuna de frente a los enormes rezagos en materia de crecimiento económico, reducción de la inseguridad y desatención de focos rojos en diversas problemáticas locales de los estados. El partido en el poder a nivel federal y municipal a lo largo del país, ya esta probado, nada nuevo podemos esperar porque han tenido el tiempo necesario para trazar una línea de acción. Las urnas son la mejor ocasión para corregir la ruta. Les saludo con aprecio. 

Continue Reading
Advertisement
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies