fbpx
Connect with us

Editorial

La industria de la construcción: la otra gran crisis

Por: Gil Morelos

Publicado

on

La industria de la construcción en México, vive la mayor caída de su valor de producción, en 14 años, al precipitarse 24.7 por ciento real a tasa anual en 2020, en buena medida debido a la crisis generada por la pandemia del Covid-19. El impacto es brutal, y ha dejado sin empleo a decenas de miles de obreros, y endeudadas a casi todas las empresas del ramo.

Un informe de la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), revela que la caída en 2020 -el año de la pandemia-, fue mucho mayor que el retroceso de esta actividad económica en 2019, que representó 8.2 por ciento. 

En Michoacán, la industria de la construcción en general está en problemas, endeudada, y opera financieramente con números rojos. La pandemia paralizó la obra pública, que genera la mayor cantidad de empleo y riqueza en el sector.

Los empresarios michoacanos reportaron una caída de 30 por ciento en la construcción de obras, sobre todo de inversión pública, y la cancelación de múltiples proyectos privados, lo que ha tenido un severo impacto en la estabilidad y viabilidad de estos negocios.

Hace unos meses, Jesús Antonio Mazier Contreras, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC) en Michoacán, aceptó que para sostener la planta productiva, las empresas tuvieron que establecer el descanso temporal de sus trabajadores, pero lamentablemente, al cierre de diciembre de 2020, al menos 60 empresas cerraron definitivamente, por falta de obra y por la imposibilidad de mantener su nómina, lo que significó una reducción de 15 por ciento la planta empresarial en el sector.

Con el cierre de esas 60 empresas ligadas a la construcción, quedaron sin empleo más de 2 mil personas, y tuvo un efecto negativo indirecto en un porcentaje importante de establecimientos formales e informales ligados a este sector.

A escala nacional, el INEGI informó que el subsector de construcción de obras de ingeniería civil fue el más afectado al caer 28.2 por ciento, el año pasado.  La edificación y los trabajos especializados para la construcción reportaron un retroceso de 22.2 y 21.3 por ciento, respectivamente. 

En el ámbito nacional, en todo 2020, se perdió 17.6 por ciento del empleo generado por la construcción; y las horas trabajadas retrocedieron 18.8 por ciento. Eso demuestra que la crisis en la construcción es muy severa, y que puede acentuarse aún más.

Hace apenas unas semanas, Julio Santaella, presidente del INEGI publicó en su cuenta de Twitter que “… el valor de la producción de las empresas constructoras, que inició una nueva tendencia decreciente en 2018, se desplomó en abril 2020 con la emergencia sanitaria por Covid-19; y cerró diciembre de 2020, con una tasa -22.6 por ciento anual, abajo de diciembre de 2019”.

Aunque la industria de la construcción fue catalogada como actividad esencial, la recuperación a partir de la segunda mitad de 2020, fue verdaderamente modesta, lo que no impactó en el recuento final del año.

Estas estadísticas demuestran que el daño de la pandemia a la economía nacional, tiene un impacto aún mayor que el estimado. Más, si se considera que esta actividad es un indicador de la salud general de la economía mexicana.

En este contexto, llama la atención una reciente declaración de Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), quien pronosticó que México, tendrá que prepararse para la próxima crisis de una eventual nueva pandemia, y para ello, debe crear un fondo de contingencia similar a los fondos de desastres naturales, con un mecanismo de financiamiento parecido al que se utilizó para la compra de vacunas contra Covid-19.

En suma: la pandemia de Covid-19 ha develado las debilidades estructurales de la planta productiva nacional, y ha generado una severa crisis económica, que obliga a repensar proyectos y alternativas de recuperación, incluso con la operación de fondos financieros para contingencias.

Por lo visto, lo peor está por venir.

Continue Reading
Advertisement
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies