fbpx
Connect with us

Editorial

Oportunidad y machuchones.

Por:Ernesto González Cancino

Publicado

on

Entre las recomendaciones hechas por la OCDE en materia de control del soborno a México, registradas como parcialmente cumplidas, está la relacionada con la participación y aporte de testigos e informantes; conocida como “whistle blowers” o “soplones”.

El establecimiento de políticas y procedimientos que permitan que los que participan o tienen conocimiento de un acto de soborno, puedan colaborar como testigos, aportando información valiosa, a cambio de consideraciones a su favor en su proceso, es una buena práctica que ha demostrado eficacia en muchos países.

La legislación mexicana ya preveé el señalado “criterio de oportunidad”, en donde un participante en un acto ilícito puede alcanzar beneficios en su proceso al reparar el daño ocasionado y aportar elementos sólidos y reales que permitan documentar la participación de superiores.

¿Por qué en México esta buena práctica no ha prosperado con éxito?

En primer término, tenemos la cultura. Para muchos es mal visto delatar al compañero cuando comete un acto indebido. Desde la escuela, señalar al compañero de pupitre que copia para mejorar su calificación, es algo repudiado socialmente. Cuando se comete una falta en un deporte, autoacusarse o señalar que mi equipo hizo algo indebido es visto como una tontería. Mientras sea mas repudiado señalar o acusar al compañero que hacer trampa, es difícil avanzar.

Pero otro factor importante es el uso oportunista y mediático de la política del “soplon”. 

En este tenor, hemos sido bombardeados por las declaraciones hace unos meses de Emilio, el de Pemex, que denunció y declaró la participación de otros actores, pero no superiores, pero tampoco reparó daño. Sin embargo, si goza de beneficios en su proceso, al atender la cotidiana recomendación del Doctor Gatell: -quédate en casa-.

El empresario acerero del norte, está por lograr un acuerdo de reparación del daño, de algo que el mismo ha señalado que es correcto y no es ilícito, y que acusa de persecución política, pero con tal de no enfrentar la prisión, aportará generosamente la suma que se le imputa, sin aceptar que es ilícito, la duda es si también cantará los éxitos musicales que le solicitan. Pago por estar en casa.

Nos sorprende el día de hoy, la noticia que Rosario, la que le dijeron que no se preocupara, y que está en prisión por el delito de no avisarle a su Jefe, Enrique, de las irregularidades, quien ahora cambia su estrategia y está por lograr un acuerdo para cooperar con la autoridad. ¿Cantará?

Se “acogen al criterio de oportunidad”. Acepto, o bueno, entre dientes lo digo, que hice mal y escupo para arriba para señalar culpables, a cambio de beneficios. Finalmente es una aplicación de la justicia negociada, permitida por la ley. Pero con un fin superior.

Pero no olvidemos la razón de ser de los “whistle blowers”: aportar elementos de convicción para procesar a los culpables de “mas arriba”, los “machuchones” como dice el señor de las mañaneras.

¿Realmente iran por los “machuchones”, o solamente el criterio de oportunidad le dará la oportunidad de show, pan y circo, que siempre aparece en periodos de elecciones?

Esperemos que si toque arriba, y no solo toque el “humor social” y nos de un momento de diversión, notas, filtraciones. 

Que sea oportuno lograr sentencias condenatorias y que no sea solo la oportunidad de fortalecer imagen.

Continue Reading
Advertisement
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies