fbpx
Connect with us

Opinión

VS Corrupción. Preocuparse u ocuparse.

Por Ernesto Gonzales Cacino

Publicado

on

El pasado 9 de diciembre conmemoramos el día internacional del combate a la corrupción, instituido por la Organización de las Naciones Unidas con el propósito de recordar la imperiosa necesidad de establecer acciones efectivas y estratégicas en contra del fenómeno de la corrupción.

La preocupación global por el crecimiento visible de los actos de corrupción han detonado acuerdos globales, tanto entre actores públicos y privados, que han pasado de la preocupación a la ocupación, del análisis y evaluación a la implementación estratégica.

En la historia reciente, la primera acción pública de control de corrupción se presenta a partir de la publicidad de un acto de corrupción política, el introducir dinero privado en contra de la democracia de la nación que en aquella época sostenía su fortaleza en su democracia. Estamos hablando del “Watergate”, el Presidente de la nación democrática mas poderosa del mundo, Richard Nixon participó en la recepción de recursos privados ilícitos a su campaña de reelección. El primer caso de “moches” con impacto en medios de comunicación.

Este hecho, insólito para esos tiempos, y con amplio volumen mediático, derivó en la primera legislación “transnacional”, que permitía sancionar actos corruptos, la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA por sus siglas en el idioma inglés). Para los nacionalistas a ultranza de aquellos años 70´s, la legislación innovadora era dinamita pura. Hoy es práctica común la legislación transfronteriza, por citar algunos casos, recordemos a nuestro paisano Rafa Márquez o al cantante Julión Álvarez, o el mas mediático hoy, García Luna.

Vinieron después las Convenciones Internacionales sobre corrupción, la propia de Organización de las Naciones Unidas y la de la Organización de los Estados Americanos. En estas convenciones, el Estado Mexicano asume importantes responsabilidades en el control y combate a la corrupción.

Reconocida como la de mayor avanzada, la Convención Anti Cohecho de la OCDE, ha sido base de diversas estrategias para el diseño de controles de la corrupción y el fraude, por actores públicos y privados. México es firmante de las tres Convenciones, con una evaluación de avance lento yrezagado. 

En el marco de esta Convención de la OCDE, México solo ha presentado dos casos de cohecho internacional, entre los años 2010 y 2012, fruto del trabajo responsable y profesional de un grupo de servidores públicos, que, en coordinación con autoridades de otros países, lograron llevar ante la justicia a servidores públicos (mexicanos) y empresarios (ingleses y chinos) que con actos de soborno pretendían u obtenían contratos públicos. 

El Tratado Comercial de Norteamérica, ya en vigor, es innovador en temas de control de la corrupción, soborno y fraude, al incorporar un capítulo específico, con obligaciones para los tres países. Si usted tiene intercambio comercial al amparo del Tratado Comercial de Norteamérica, revise el capítulo anticorrupción, no vaya a sorprenderle un día al aterrizar en los Ángeles, para visitar a Mickey Mouse,  lodetengan y le lleven ante la justicia, por muy mexicano que se identifique, por andar sobornando a su Presidente Municipal por una licencia.

Los avances en tratamiento de la corrupción en la legislación global son importantes, del “Watergate” al Tratado Comercial de Norteamérica. Pero los avances de los gobiernos en México son pobres e insuficientes.

Michoacán tiene historia en la pobreza del control de la corrupción transnacional. El Comité de Participación Ciudadana hace poco mas de un año intentó, sin lograrlo y de forma vergonzosa, que el Sistema Estatal Anticorrupción asumiera sus funciones en el sonado caso de la Presa Francisco J. Múgica, donde participó la empresa Odebrecht. 

La Fiscalía del Estado, con argumentos absurdos, como la prescripción de posibles hechos de enriquecimiento ilícito, sin hacer uso de las herramientas internacionales, es más, sin siquiera iniciar una debida investigación, dieron carpetazo, como en los viejos tiempos.

Es preocupante que los servidores públicos no investiguen y controlen la corrupción en la que participan los servidores públicos. Pero es mas preocupante, que el Comité de Participación Ciudadana, secuestrado indirectamente por servidores públicos, asuma que su función es “evangelizar”, “repetir las estadísticas oficiales” y seguir en el “modo diagnóstico”. Créanme o no, el Cardenal hace bien su labor evangelizadora, no le ayuden. Es preocupante que quien debiera ocuparse, solo se preocupa.

Pasar de la preocupación a la ocupación, el gran reto para recordar en esta conmemoración en contra de la corrupción. En México y en Michoacán hemos padecido muchos “Watergate”, y nada se ha movido. Mientras tengamos más preocupación que ocupación, nos quedaremos viendo las noticias, comentándolas con un buen café en los portales y pensando que la participación ciudadana es quejarse, decir y señalar, con un buen sorbo de café y con la siempre hermosa y fascinante estampa de nuestra Catedral de fondo.

Continue Reading
Advertisement
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies