fbpx
Connect with us

Opinión

Con copia para…V

Por: Alan Onofre

Publicado

on

¡Como el Che!

A la postre del triunfo de la Revolución Cubana, Ernesto Che Guevara asumió la presidencia del Banco Nacional de Cuba y posteriormente encabezó el Ministerio de Industrias en 1961. El revolucionario argentino fue médico de profesión, pero eso no impidió que estuviera al mando de las instituciones que afrontan los grandes retos en materia económica y desigualdad social, que aún persisten en la isla.

Cincuenta años después de la muerte del Che en 2017, la BBC publicó una investigación que da cuenta de la catástrofe que significó su gestión. Tanto la caída del peso cubano frente a las monedas extranjeras, así como la implementación de algunas políticas que implicaban un sistema de producción basado en el trabajo voluntario de los cubanos, son algunos de los ejemplos.

Mera coincidencia, apenas fue designada al frente de la Secretaría de Economía, la Licenciada en Lengua Inglesa Tatiana Clouthier. Recuerdo así aquella famosa frase de Xóchitl Gálvez, “la incapacidad también es corrupción”. Corolario, Mexicanos Contra la Corrupción expone en su más reciente estudio que, de 2019 a 2020, pasaron de 46% a 53% los mexicanos que consideraban que la corrupción había aumentado y así también la aprobación ciudadana a las medidas anticorrupción implementadas por este gobierno, que pasó de 70% a 43%.

Seguramente no será difícil encontrar ejemplos como los de Tatiana Clouthier en administraciones pasadas, pero lo que hoy preocupa es el futuro inmediato de los mexicanos. La crisis económica que acompaña a la de salud por motivo de la pandemia, se suma a los problemas que ya veníamos arrastrando desde el inicio de este sexenio, la inseguridad y la falta de resultados anticorrupción. El presente año no ha sido de crecimiento económico y el siguiente tampoco lo será.

El panorama se traduce en complejas condiciones de inversión nacional e internacional, una de las principales tareas de la Secretaría de Economía. En ese entendido, el barco necesita tener capaces al timón y no incondicionales. Decía Fidel Castro “(…) si queremos expresar cómo deseamos que se eduquen nuestros niños … ¡que sean como el Che!”. ¿Nosotros también seremos como el Che?

Continue Reading
Advertisement
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies